FALLECE EL FÍSICO STEPHEN W. HAWKING

Figura capital de la cosmología y de la divulgación científica, sus aportaciones al estudio de los agujeros negros resultaron fundamentales para la investigación de estos fenómenos. 
Su obra más conocida, Historia del tiempo, publicada por Alianza Editorial en su colección El Libro de Bolsillo en 1990, contribuyó a acercar el conocimiento del universo a millones de personas en todo el mundo.
“Decidí escribir una obra de divulgación sobre el espacio y el tiempo (…) Alguien me dijo que cada ecuación que incluyera en el libro reduciría las ventas a la mitad. Por consiguiente, decidí no poner ninguna en absoluto. Al final, sin embargo, sí que incluí una ecuación, la famosa ecuación de Einstein, E=mc2. Espero que no asuste a la mitad de mis potenciales lectores”. Estos temores con los que Stephen Hawking abre Historia del tiempo quedaron lejos de confimarse, pues desde su publicación en 1988 se convirtió en uno de los libros de divulgación científica más influyentes de todos los tiempos.
Quizá la respuesta a este éxito editorial la encontremos en el prólogo del libro, a cargo de Carl Sagan: “También se trata de un libro acerca de Dios… o quizás acerca de la ausencia de Dios. La palabra Dios llena estas páginas. Hawking se embarca en una búsqueda de las respuestas a la famosa pregunta de Einstein sobre si Dios tuvo alguna posibilidad de elegir al crear el universo. Hawking intenta, como él mismo señala, comprender el pensamiento de Dios”.
LU00124801_web1000

Historia del tiempo
Del big bang a los agujeros negros
Stephen W. Hawking

Prólogo de Carl Sagan
Traducción de Miguel Ortuño
12,50 € – 288 págs. – El Libro de Bolsillo

Historia del tiempo es un libro de divulgación sobre el espacio y el tiempo escrito por uno de los físicos teóricos más prestigiosos de la actualidad. En él Stephen W. Hawking presenta de forma clara y concisa los conceptos fundamentales de la mecánica newtoniana, la teoría de la relatividad, la mecánica cuántica y la cosmología contemporánea, temas todos ellos que, junto a su interés intrínseco, permiten enmarcar el problema de fondo tratado en el libro: el origen del universo y la creación del espacio-tiempo, llegando a asomarse a campos más amplios y aventurados, como la metafísica e incluso la teología, al plantearse la naturaleza de un Dios creador, o más bien garante del sentido del universo.